VEJEZ

image post

Una de las etapas de vida a la que no todos los seres humanos llegan es la vejez. También conocida como ancianidad, senectud o etapa del Adulto Mayor o tercera edad.

Es común que las personas empleen como sinónimo el concepto de anciano y senil, aunque no son iguales, ya que el anciano o adulto mayor es todo ser humano a partir de los 60 o 65 años según el país en donde viva, mientras que la senilidad es un estado patológico en el cual el ser humano ha perdido en mayor grado las facultades físicas, sociales, intelectuales o psicológicas que debe tener de acuerdo a su edad.

En algunas culturas, los ancianos son un elemento muy importante en sus estratos sociales, respetados y cuidados al grado tal que son los encargados de tomar las mejores decisiones o emitir consejos para el adecuado funcionamiento de las comunidades.

En los países industrializados, el anciano pasa a ser una carga para el resto de la de la familia y la sociedad, pues al haber perdido capacidades físicas dejan de ser altamente productivos, por lo que se van rezagando en la cadena de producción de bienes e insumos. De igual manera, esta disminución en las actividades físicas genera necesidad de atención y apoyo por parte de los más jóvenes de la familia, quienes al encontrarse en una edad altamente productiva, no tienen tiempo o posibilidad de otorgar estos cuidados que los adultos mayores necesitan. Es así cuando la vejez se convierte en una carga para los demás miembros de la familia.

De acuerdo a cifras otorgadas por el INEGI (Instituto Nacional de Estadística y Geografía), en México, la esperanza de vida ha aumentado considerablemente; en 1930 las personas vivían en promedio 34 años; 40 años después en 1970 este indicador se ubicó en 61; en el 2000 fue de 74 y en 2016 es de 75.2 años. Al 2010 este indicador fue de 77 años para mujeres y 71 para los hombres, en 2016, se ubicó en casi 78 años para las mujeres y en casi 73 años para los hombres.

Este envejecimiento de la población significa también mayores cargas para las instituciones de salud públicas así como para las familias que tienen integrantes longevos.

Los adultos mayores, son ancianos pero no tontos, y se dan cuenta de la violencia a las que se les somete cuando se les trata como una carga pesada o como algo estorboso. Este fenómeno recibe el nombre de VIOLENCIA SENIL y es un gran problema contemporáneo y adquiere importancia porque en algún momento de su vida, las personas geriátricas son víctimas de este tipo de violencia, misma que se manifiesta de forma física, emocional, económica, verbal e incluso sexual.

En consecuencia, el anciano al darse cuenta de su condición, cae en un estado depresivo como consecuencia de no poder defenderse y a la vez tener que ser dependiente del resto de la familia. También, este es un fenómeno que adquiere dimensiones interminables, pues es una silente enseñanza a los niños con respecto al trato que reciben los ancianos por parte de sus familiares, creando así un patrón de conducta repetitivo.

Sin embargo, esta situación no se puede generalizar. Existen familias en las cuales los adultos mayores son una gran fortaleza y apoyo. Abuelos que cohabitan con sus hijos y comparten obligaciones en las labores del hogar, el cuidado de los nietos e incluso son un gran soporte para la economía familiar cuando han logrado un buen estatus económico o una pensión que alcance para vivir digna y decorosamente. Todo va a depender de la capacidad física o psicológica de los adultos mayores. A su vez, se da el caso de familias con alto sentido humanista que atienden a sus ancianos con amor, paciencia, cariño y respeto a la dignidad de los mayores.

Habitualmente en estas familias existe un patrón de conducta generacional que propicia se repita de forma cíclica el cuidado de los ancianos. Son gente buena, con altos valores y principios, que fueron criados por buenos padres, quienes a su vez enseñaron tácitamente el cuidado a los adultos mayores.

Con respecto a este tipo de familias, sucede un fenómeno recurrente: Se deja toda la carga del familiar senil (el que ya tiene problemas de salud) en un solo miembro de la familia. Esto a la larga puede causar estrés en el cuidador y condicionar VIOLENCIA SENIL en el anciano.

Desde que nacemos, por un proceso natural, empezamos a envejecer. Sin embargo, el ser humano en muy pocas ocasiones piensa en su ancianidad. Bajo la premisa de que nadie tiene la vida asegurada, muchos se dedican al hoy sin tomar acciones previsoras para el día de mañana.

No se piensa que en algún momento seremos adultos mayores, que nuestra vitalidad disminuirá y que no podremos obtener recursos económicos con facilidad. Que el cuerpo envejecerá y que dependiendo de nuestros antecedentes patológicos heredofamiliares y del cuidado que le otorguemos a nuestro organismo desde las etapas tempranas de nuestra vida (niñez, adolescencia y adultez) tendremos en consecuencia un estado de salud que nos disminuya aún más esa capacidad económica, nos generará gastos por la compra de insumos (medicamentos, ropa y calzado especiales, pañales, aparatos ortopédicos, etc.)

Son los excesos y las condiciones de vida los que dañan de una forma más rápida el estado de salud del ser humano. Los más comunes son los malos hábitos alimenticios que generan obesidad o desnutrición, el consumo de drogas permitidas (tabaco, alcohol) o no permitidas, el sedentarismo, el ejercicio mal realizado, el tipo de actividad laboral realizada, enfermedades crónicas desde tempranas etapas de vida. Todo lo sembramos en nuestro cuerpo lo cosechamos tarde que temprano. Si tenemos una vida metódica, tendremos una vejez saludable como consecuencia.

Los ancianos son parte de nuestra vida, de nuestro desarrollo, de nuestra historia. Como parte del rol familiar es importante cuidarlos, protegerlos, amarlos. Es una enseñanza a nuestros hijos que el día de mañana tendrán está encomienda, misma que realizaran como les enseñemos hacer.

Si tus familiares ancianos viven solos, no les llames preguntando ¿necesitan algo? Recuerda que aunque mayores, tienen dignidad y probablemente te dirán que no necesitan nada. Visítalos con frecuencia, háblales por teléfono todos los días, escucha pacientemente sus repetitivas historias. No les condiciones el apoyo como cuando les das dinero diciendo: pero no se lo vayas a dar a mi hermano o hermana. Si ya se lo obsequiaste, qué importa a quien ellos se lo den.

Hace unos días, una paciente adulto mayor que vive sola me confío en el desarrollo de su consulta que lo que más le alegraba era escuchar la voz de sus hijos al llamarle. Sin embargo, a veces pasaban días sin que el teléfono suene, lo que le hacía pensar si los creció de forma correcta o qué hizo mal para que sus hijos se olviden de ella.

Termino el presente escrito citando unas palabras de mi difunto padre quien me decía: cuando quieras demostrar amor a alguien, en vida hermano, en vida. De nada sirve llorar sobre un ataúd diciendo te amo, perdóname. Es en vida hermano, en vida.

Dr. Carlos P. Baquedano Villegas
Especialista en Medicina Familiar


Cancún, Q. Roo México. Octubre del 2018

Recomendaciones:

EDITORIALES ANTERIORES

RISOTERAPIA

¿Fiesta próxima? CARUDA Canta y Baila te pone la música

Médica San Vicente

Tel: (01-998) 206-89-32 / 206-85-41
Horario de Consultas: Lunes a Viernes 07:00 a 14:00 hrs y 16:30 a 20:30 hrs
Sábados 07:00 a 14:00 hrs

Dirección: SM 59, M-31, L-16, Kumal N.14, Unidad Morelos, Cancún, Q. Roo

E-mail: carpribavi@yahoo.com.mx

Más información Contáctanos

Síguenos en

Mensaje del Dr. Carlos A. Baquedano Villegas

Dr. Carlos Primitivo Baquedano VillegasLa Especialidad de Medicina Familiar, tiene un enfoque holistico, atendiendo al paciente como un ser biopsicosocial, desde una perspectiva preventiva y con una limitación precoz del daño cuando se presenta un proceso patológico. La Familia es la base de la sociedad. Saber más...